fbpx

Cómo alimentar correctamente a tu caballo


Los caballos son animales herbívoros con un sistema digestivo extremadamente delicado. Tienen un estomago pequeño, por lo que deben comer en pequeñas cantidades aunque durante muchas horas al día. Y un intestino muy largo, de unos 45 metros de longitud.

Fibra

Lo ideal es que la ración diaria de un caballo sea de fibra. Los caballos en libertad van durante todo el día caminando y comiendo las hierbitas que van eligiendo. Al estabularlos se les debería dar forraje, preferiblemente heno y/o paja. Deben de comer entre un 1 y 2% de su peso en fibra.

  • Así, un caballo de 500 Kg de peso, debería de comer de 5 a 10 Kg diarios de fibra.

El forraje deberá estar disponible el mayor número de horas posibles al día. Así los caballos estarán entretenidos y su sistema digestivo funcionará correctamente, ya que esto se asemejaría a las horas que comerían si estuvieran en libertad.

Cereales

Cuando los caballos se emplean para la práctica deportiva, se debe completar su alimentación con cereales como pueden ser: avena, cebada, soja, salvado de trigo…

La cantidad de cereales que deberían comer variará entre el 0,5 y 1% de su peso.

  • Así un caballo de 500 Kg necesitará entre 2,5 y 5 Kg de cereales. Esta cantidad variará en función del tipo de caballo y el trabajo que realice.

Existen muchos tipos de piensos compuestos en el mercado, de calidades muy diferentes. A estos piensos compuestos se les añade en fábrica correctores que los complementan con las vitaminas, minerales y aminoácidos que necesitan.

El pienso (cereales) debe repartirse en 2 o 3 tomas diarias, procurando respetar siempre los mismos horarios.

El agua

Es fundamental que tengan agua fresca, limpia y de buena calidad a libre disposición.

  • Un caballo de 500 Kg, en verano, puede beber entre 35 y 40 L al día.

Sal de roca

Además del agua, deben disponer de sal de roca, que van lamiendo poco a poco y con ello se remineralizan por la pérdida de sales que sufren al sudar.

 

El sistema digestivo se puede considerar el “punto débil” de un caballo. De hecho, el 98% de las muertes de caballos se producen a causa de cólicos. Por ello es fundamental que el agua, forraje y pienso compuesto sean de buena calidad, y nunca deben darse en mal estado. El agua sin potabilizar puede producir multitud de problemas en nuestro caballo, que es muy probable que terminen en cólico. Por lo que un buen manejo de cuadra es fundamental para mantener sanos a nuestros amigos.