Qué hacer ante la caída de un jinete del caballo


Una cosa es segura, el que no se caerá del caballo es aquel que no se suba. La caída de un jinete que monta a caballo puede producirse.

Trabajamos para que los alumnos disfruten al máximo de la equitación, tomando infinidad de medidas de seguridad para reducir el riesgo todo lo posible: caballos trabajados y bien domados, instalaciones adecuadas, profesorado experimentado y consciente, alumnos con equipos de seguridad (cascos y protectores de espalda), etc.

Aún así existe el riesgo de caerse del caballo. Lo habitual en una caída es no hacerse daño y poder subirse de nuevo. Ante una situación así es fundamental mantener la calma y esperar a la reacción el jinete accidentado.

 

Ante un accidente cada persona tendrá un rol determinado.

Técnico deportivo

Es la persona responsable de los alumnos y caballos dentro de la pista. Debemos darle un instante para que valore la situación. En función de ello podrá ir directamente a socorrer al alumno o a sujetar su caballo para que no complique más el momento. Si fuera necesario pediría ayuda fuera de la pista.

Los demás alumnos

Ante la caída de un jinete, la clase debe pararse. Los alumnos dejarán de hacer el ejercicio que estuvieran haciendo y se organizarán al paso por el borde de la pista, incluso podrán llegar a pararse del todo.

Deberán evitar que el caballo suelto salga de la pista y en la medida de lo posible intentarán sujetarlo.

Los padres

Tratarán de mantener siempre la calma, dejando actuar al técnico deportivo que este en la pista.

En caso de que se vea bien al alumno, se procurará no entrar en la pista, dejándole que vuelva a subirse al caballo.

Si se ve que el jinete se ha hecho daño, los padres podrán entrar en la pista para ayudar en la manera que sea posible.

En caso de niños es probable que al ver a sus padres nerviosos, éstos puedan asustarse también y ponerse a llorar. Si el alumno no se ha hecho daño, recomendamos a los padres mantenerse al margen y dejar actuar al técnico deportivo, que animará al pequeño a subirse de nuevo al poni.

El jinete accidentado

La persona que se ha caído del caballo deberá intentar mantenerse quieta y si no se ha hecho daño podrá sentarse e incorporarse poco a poco. Es importante que se mantenga tranquila e indique dónde se ha hecho daño.

Es habitual asustarse después de una caída, sobretodo si se deja pasar un tiempo desde el accidente a subirse de nuevo. Por ello es muy recomendable, que si el alumno está bien se monte otra vez para tratar de normalizar la situación.

× How can I help you?