6 cosas que puede que no sepas de un caballo


1. Por qué hacemos todo por el lado izquierdo del caballo

A los caballos se les suele llevar del ramal, se les pone el equipo y se sube por el lado izquierdo. Todo se hace por el lado izquierdo. ¿Y por qué? Por tradición. Antiguamente los soldados llevaban grandes espadas para ir a la guerra y muchos de ellos iban a caballo. Las espadas se llevaban al lado izquierdo del cuerpo para poder desenvainarlas más fácilmente con la mano derecha. De este modo los soldados debían subirse también al caballo por su lado izquierdo, así su pierna derecha era más ligera para pasarla por encima del caballo y evitaban darles un golpe con la espada.

2. No pueden vomitar

Como ya sabemos, los caballos son animales con un sistema digestivo extremadamente delicado. Uno de los factores que lo complica es la incapacidad que tienen para vomitar. Esto hace que cuando se ponen malos y tienen un cólico sea necesario que el veterinario introduzca un tubo por su esófago para poder llegar al estómago y vaciarlo.

3. Musculatura debajo de la piel para asustar a las moscas

El caballo es de los pocos animales que tienen una musculatura debajo de la piel que les permite moverla ligeramente para asustar a los insectos que se posan en ellos, principalmente las moscas.

4. Tienen buena memoria

Si, los caballos tienen una muy buena memoria. En sus momentos de descanso son capaces de recapacitar en lo que ha sucedido durante el día. Un buen ejemplo es que los caballos recuerdan cuando alguien les ha tratado bien o no. Los caballos que han sufrido malos tratos son capaces de recordar y reconocer a esa persona aunque pasen años sin verse. Además hay caballos que aunque pase el tiempo siguen asustándose cuando se entra a su box o ven una fusta.

5. Tienen dos puntos ciegos

Los caballos son animales herbívoros y como tal son presa de otros depredadores. Por ello tienen posicionados los ojos a los lados de la cabeza, teniendo así un campo de visión lateral que les permite poder vigilar a su alrededor. Esto les lleva a tener un punto ciego, una zona que no ven, tanto enfrente suyo como justo detrás. Por ello se debe evitar acercarse a los caballos por estos puntos y siempre se les debe hablar para que sepan por dónde te estas moviendo y no tengan por qué asustarse.

6. La edad de un caballo se puede ver en sus dientes

Los dientes de un caballo crecen continuamente y se van desgastando a medida que van comiendo. Esto hace que la forma de los dientes vaya cambiando conforme pasen los años y según cómo los tengan podemos averiguar la edad aproximada que tienen.

× How can I help you?