Clases de equitación para niños: ¿poni o caballo?


Hoy os planteamos una pregunta, para niños: ¿poni o caballo?

Si hablamos de zapatos todo el mundo lo tiene claro, ¿no? Para cada persona se busca un zapato del tamaño de su pie, para eso hacen los fabricantes diferentes tallas. Un niño de 4 o 5 años no suele llevar los zapatos de la talla 43 de su padre, sino que se le buscarán zapatos acorde con su tamaño, probablemente de la talla 26 o 27.

Genial, ¿y si hablamos de bicicletas? A los peques les buscamos bicis pequeñas incluso para comenzar les quitamos los pedales, para que vayan adquiriendo equilibrio y seguridad, o les ponemos ruedines. Hay diferentes tamaños de bicicletas, para ir aumentando en función del crecimiento del niño. Ya que si le damos a un niño de 4 o 5 años una bici de adulto, no va a tener fuerza para levantarla, ni se podrá subir solo y luego no llegará al manillar o a colocar los pies en los pedales.

Siguiendo con esta línea, lo mismo ocurre en las clases de equitación. Los ponis y caballos deberían ir en relación con el tamaño de los jinetes o amazonas, sean niños o adultos.

Cuando el tamaño del poni es acorde con el del niño, éste podrán aprender todos los cuidados de su poni, desde cómo cepillarlo y limpiarle los cascos, ponerle el equipo, poder llevarlo del ramal sin dificultad o subirse solo. Y una vez encima del poni, la fuerza que pueda llegar a ejercer el niño será más equitativa con la fuerza que haga el poni y tenderá a no sentirse inseguro por estar tan alto.

En España seguimos con el mito de que los ponis son malos o no se toman en serio porque parecen animales de feria. La cuestión es que tener ponis para clases es más complicado que tener caballos. Los caballos se doman y trabajan por adultos. Pero los ponis no deberían aguantar el peso de un adulto, debido a la proporción con su tamaño, y es complicado que niños experimentados monten bien ponis jóvenes y estos aprendan su oficio.

Según nuestra experiencia, no por montar ponis el niño va a aprender menos y por ser caballos va a hacerlo más. Existen ponis y caballos fáciles así como ponis y caballos difíciles. Lo ideal es ir cambiando de poni o caballo, ya que no todos son iguales, e ir complicándolo gradualmente para ir mejorando cada día más.

 

× How can I help you?