¿Sabes qué son los trabajos pie a tierra?


¿Qué son los trabajos pie a tierra?

Los trabajos pie a tierra son todos aquellos ejercicios que realiza un jinete con su caballo cuando no está subido y con los que busca tener un mayor control sobre él.

Se trata también de una forma diferente de interactuar con nuestro caballo y establecer una relación especial por medio de ejercicios y juegos que pueden llegar a ser divertidos para ambos.

¿Para qué sirve?

No solo es importante manejar a un caballo cuando se está montado sino que aprender a controlarlo pie a tierra es fundamental para que sea más seguro y se pueda evitar accidentes.

Se trata de un entrenamiento del que nos servimos para mantener a los caballos sanos y con ganas para trabajar. Con ello se busca que el caballo gane en fuerza y agilidad, pero también en confianza, atención y colaboración.

¿Cómo son los ejercicios?

El ejercicio básico pie a tierra para un caballo es dar cuerda correctamente. Con esto se logra que el caballo obedezca a la voz del jinete. Se debe conseguir que vaya al paso, trote y galope a la voz, incluso que haga paradas y paso atrás.

Después de este primer ejercicio, el entrenamiento del caballo se puede orientar hacia aquello que se esté buscando: desbrave del caballo para poder montarlo, desensibilización ante distintos estímulos, iniciar diferentes ejercicios, realizar ejercicios de mayor precisión…

Lo fundamental para poder hacer este entrenamiento es saber formar un equipo entre la persona y el animal, y que éste considere al jinete un líder al que seguir.

Es imprescindible saber llevar correctamente al poni o caballo del diestro.

Algunos ejercicios básicos para trabajar la agilidad, atención, coordinación y la fuerza del caballo pueden ser recorridos con diferentes obstáculos hechos con conos, barras, distintas superficies…

Además para fomentar la atención y la confianza en la persona se pueden realizar ejercicios con objetos de los que no se fíen normalmente: pelotas, lonas de plástico, paraguas… O sitios en los que no les resulte cómodo estar, como espacios estrechos en los que sienten que no pueden escapar.

¿Quién puede hacer estos ejercicios?

¡Todos! Jinetes de todos los niveles, desde principiantes a más experimentados. Niños y adultos. Incluso personas a los que les gusta estar con caballos pero que quizá por su estado físico no puedan montar. ¿Te animas?