fbpx

Concurso de salto de obstáculos


Todo aquel deporte que se practica a caballo se considera hípica y dentro de ésta existen distintas modalidades que se denominan disciplinas, algunas de ellas son: el salto de obstáculos, la doma clásica, el concurso completo, el enganche, el raid o el volteo.

El salto de obstáculos es una de las disciplinas más populares en la actualidad. Consiste en que jinete y caballo realicen un recorrido de obstáculos en un orden determinado, que dependiendo del tipo de prueba y baremo evalúa unos aspectos u otros.

Según el baremo A, gana el binomio que realice el recorrido de obstáculos en el orden correcto en el menor tiempo posible y con el menor número de puntos.

Vestimenta

El jinete debe concursar con pantalón de montar blanco o beige claro, botas negras o marrones, camisa blanca con mangas, chaqueta de color liso roja, azul o negra y corbata blanca o tirilla.

Los miembros de un club hípico pueden vestir con la vestimenta aprobado por el mismo.

Calentamiento

Antes de realizar el recorrido se debe calentar en la pista de ensayo, donde habrá diferentes saltos para practicar antes de la prueba.

Entrar en la pista pie a tierra

Antes del comienzo de la prueba, el jurado indicará por medio de la campana y altavoz que la pista está abierta. En ese momento, los participantes podrán entrar pie a tierra para ver el recorrido que deben hacer. Los jinetes que vistan el pantalón de montar deberán entrar con las botas puestas.

El recorrido

El orden del recorrido de obstáculos está marcado por números y letras si hiciera falta. Además se coloca una bandera blanca a la izquierda y una roja a la derecha de todos los pasos obligados.

En las pruebas puede considerarse o no el tiempo. En las pruebas sin cronometro los participantes clasificados con igualdad de puntos comparten los premios. Mientras que en aquellas donde sí hay cronómetro los participantes con igualdad de puntos se clasifican de acuerdo al tiempo empleado en efectuar el recorrido

El tiempo del recorrido comienza cuando, después de haber tocado la campana, el participante cruza la línea de salida en el sentido correcto. Y termina cuando se cruza en el sentido correcto la línea de llegada después de haber pasado por el último obstáculo.

La campana

La campana es el medio por el cual el jurado se comunica con el participante. Se utiliza para indicar:

  • Si la pista está abierta para el reconocimiento del recorrido pie a tierra y para indicar que se cierra la pista
  • Que se puede comenzar el recorrido, después de haber saludado al jurado
  • Cuando alguien es eliminado

Penalizaciones y eliminaciones

Las penalizaciones dentro de un recorrido pueden ser por derribo de un salto o una desobediencia. Éstas últimas se consideran: un rehúse, una escapada, una defensa o un lazo. Cualquiera de ellas se penaliza con 4 puntos. Y si se produce una segunda desobediencia se elimina al binomio.

Y un participante puede ser eliminado de la prueba cuando se produce un error de recorrido o hay una caída, de jinete o caballo. Se considera un error de recorrido si no se pasa por los obstáculos en el orden establecido y sentido indicado, si se olvida un obstáculo o salta otro que no estuviera en el recorrido o no cruza la línea de salida o llegada en la dirección correcta.

 

Si quieres saber más puedes consultar el Reglamento de Salto de Obstáculos de la RFHE http://www.rfhe.com/wp-content/uploads/2018/04/Reglamento-de-Saltos-2018.pdf

Por qué se debería tener a los caballos sueltos


Los caballos son animales sociales que en libertad viven en manadas, lo que les proporciona protección frente a distintos peligros que puedan acecharlos. Dentro de la manada se establece una rígida jerarquía mediante el “quién mueve a quién”. El caballo que consigue hacer que otro se mueva es más dominante que el que se ha movido. Por ejemplo, a la hora de comer lo hará primero el más dominante ya que conseguirá apartar a los demás del alimento, después el segundo más dominante y así sucesivamente.

Las señales que hacen para establecer la jerarquía tienen cuatro fases de intensidad.

  • Primero guiñan las orejas o mueven la cola, para avisar
  • Si la primera señal no ha sido suficiente, estiran el cuello
  • Después se lanzan hacia el otro individuo
  • Y finalmente les muerden o tiran una patada

No es necesario que lleven a cabo las cuatro fases, una vez que la jerarquía está establecida simplemente basta con que guiñen las orejas o muevan la cola para avisar de quién manda.

Los caballos para deporte estabulados en hipicas o centros ecuestres suelen vivir en espacios reducidos y no se les permite socializar con otros semejantes. Es realmente importante que en la medida que se pueda se tenga a los caballos en un estado lo más natural posible. Y esto pasa por tener a los caballos sueltos, por lo menos unas horas al día. Ya que los caballos para estar sanos y equilibrados necesitar estar con su manada para poder relacionarse con otros individuos, caminar, revolcarse, rascarse y estirarse.

Si se quiere soltar un grupo de caballos juntos, se deben tener en cuenta algunas cosas. Es importante, por ejemplo, que los grupos sean lo más homogéneos posibles. Pueden establecerse según:

  • La cantidad de pienso compuesto que necesiten comer
  • Su tamaño, si son ponis o caballos
  • Yeguas o caballos
  • Si son machos más o menos dominantes

Por norma general los caballos enteros deberán estar separados del grupo para evitar peleas, salvo que se deseen cubriciones naturales.

Si el grupo se mantiene estable, sin muchos cambios, se establece la jerarquía y cada individuo sabe en qué puesto debe quedar para evitar accidentes.

Si se desea introducir un nuevo miembro en la manada, se debe prestar especial cuidado en cómo se hace, ya que la manada atacará al nuevo miembro hasta conseguir echarlo del grupo y solo lo readmitirá cuando consideren que merecen estar dentro. Por ello en espacios pequeños estos cambios pueden resultar en patadas y mordiscos al nuevo individuo.

En San Jorge más de la mitad de nuestros caballos y ponis para las clases de hipica viven sueltos en cercados todo el año y el resto pasa al menos 10 horas al día fuera de sus boxes. Esto les permite ser animales equilibrados, sanos y felices, lo que se traduce en un mayor grado de seguridad para nuestros alumnos.

 

El volteo: qué es


El volteo es una disciplina hipica más, reconocida por la RFHE, como puede ser el salto de obstáculos, la doma clásica o el enganche. Que consiste en la realización de ejercicios gimnásticos encima de un caballo a la cuerda tanto al paso como al trote o galope.

En esta disciplina intervienen:

  • Los volteadores: quienes realizan los ejercicios en el caballo
  • El longer: quien guía al caballo a la cuerda
  • El caballo: que debe estar especialmente entrenado para trabajar a la cuerda

En el volteo existen diferentes ejercicios que se pueden realizar al paso o al galope, de manera individual, por parejas o por equipos.

Los entrenamientos de volteo deben comenzar con el calentamiento tanto de los volteadores como del caballo. Posteriormente se pasa al potro de volteo dónde se trabajan los diferentes ejercicios, y por último se practican sobre el caballo.

Se trata de un deporte de equipo, lo que fomenta el trabajo en grupo además de la capacidad de concentración y el esfuerzo.

Volteo de iniciación

El volteo tiene numerosos beneficios para alumnos principiantes, ya que fomenta la adopción de una correcta posición a caballo y el desarrollo del equilibrio del jinete. Se trata, por ejemplo, de una forma óptima para aprender a galopar, ya que al ir sin montura es muy sencillo realizar el correcto movimiento del asiento sobre el caballo.

También es recomendable para alumnos con miedo o que hayan tenido algún susto. Ya que se suelen sentir más seguros al saber que el caballo está siendo guiado a la cuerda, y no tienen la sensación de que se les pueda escapar. De esta manera se atreven a hacer ejercicios que de otra forma no harían.

Por todas estas razones, en Escuela de Equitación San Jorge apostamos por comenzar, en especial con los niños, combinando lo mejor del volteo con las clases de hipica: montando sin estribos pero cada alumno con su propio poni, para que aprendan a dirigirlo desde el principio.

Si quieres más información puedes visitar Clases de Equitacion para niños

 

Cuidados que podemos dar a nuestro caballo en la cuadra


En Escuela de Equitación San Jorge creemos de vital importancia la relación que se produce entre caballo y jinete. Tratamos de fomentarla al máximo y recomendamos a todos nuestros alumnos comenzar su clase de hipica cepillando y ensillando a su caballo.

Se trata del mejor modo para que alumnos principiantes y niños mantengan un primer contacto con sus caballos antes de montar. Lo que les ayuda a interactuar y perder el miedo.

Aunque no sólo es recomendable que los principiantes cepillen, todos los jinetes deberían hacerlo. Los cuidados que les proporcionamos a los caballos en la cuadra nos ayudan a comprobar que el animal está en buen estado para trabajar. Nos permite verificar que no presenta heridas o lesiones.

Cepillado del caballo

Un buen cepillado permite una limpieza a fondo del pelo del caballo, quitándoles toda la suciedad que puedan acumular, como restos de sudor o barro, y ayudándoles a tirar el pelo muerto. Al mismo tiempo que se les da un masaje, que por norma general disfrutan y también agradecen.

Las zonas del cuerpo del caballo a las que deberíamos prestar mayor atención durante el cepillado son:

  • La cruz, que en algunas ocasiones puede presentar rozaduras debido a una montura que no sea adecuada o que no estuviera correctamente colocada
  • Las comisuras de los labios, que pueden presentar heridas causadas por el hierro que lleven durante el trabajo
  • Los ojos, pueden tener legañas o incluso úlceras, que deberán ser tratadas por el veterinario
  • Los cascos y tendones, que en algunas ocasiones pueden hincharse

Limpieza de cascos

Resulta muy conveniente limpiar los cascos del caballo a diario, antes y después de la monta. Hacerlo antes sirve para observar que no se duelen o presenten algún objeto clavado en el casco. Y después del trabajo para comprobar que no se han hecho daño durante la clase de hipica.

Limpiar los cascos a diario es además un buen ejercicio de equilibrio para los caballos y que se acostumbren a dar correctamente las manos y los pies le facilitará su tarea al herrador. O incluso al veterinario que pueda tener que curarlo en algún momento.

Del mismo modo es recomendable pintarles los cascos con grasa por lo menos una vez a la semana.

 

En época de calor, se debe duchar a los caballos después del trabajo. En especial por los tendones y en la zona dónde se coloca la montura. Tras la ducha deben escurrirse bien y dejarlos secar al sol antes de meterlos en el box. Debe evitarse meter un caballo mojado en el box ya que puede enfriarse causando un posible corte de digestión que derive en cólico.